Entradas

Mostrando entradas de abril, 2010

Peter Pan

Imagen
El cuento de Peter Pan.

Erase una vez 3 niños llamados Wendy, Michael y John eran tres hermanos que vivían en las afueras de Londres. Wendy, la mayor, había contagiado a sus hermanitos su admiración por Peter Pan.

Todas las noches les contaba a sus hermanos las aventuras de Peter. Una noche, cuando ya casi dormían, vieron una lucecita moverse por la habitación.

Era Campanilla, el hada que acompaña siempre a Peter Pan, y el mismísimo Peter. Éste les propuso viajar con él y con Campanilla al País de Nunca Jamás, donde vivían los Niños Perdidos... - Campanilla os ayudará. Basta con que os eche un poco de polvo mágico para que podáis volar.

Cuando ya se encontraban cerca del País de Nunca Jamás, Peter les señaló: - Es el barco del Capitán Garfio. Tened mucho cuidado con él. Hace tiempo un cocodrilo le devoró la mano y se tragó hasta el reloj. ¡Qué nervioso se pone ahora Garfio cuando oye un tic-tac!

Campanilla se sintió celosa de las atenciones que su amigo tenía para con Wendy, así que, adela…

Blanca Nieves y los siete enanitos

Imagen
En un pais muy , muy lejano vivía una bella princesita llamada Blancanieves, que tenía una madrastra, la reina, muy vanidosa. La madrastra preguntaba a su espejo mágico y éste respondía:

Tú eres, oh reina, la más hermosa de todas las mujeres. Y fueron pasando los años. Un día la reina preguntó como siempre a su espejo mágico: - ¿Quién es la más bella? Pero esta vez el espejo contestó: - La más bella es Blancanieves.

Entonces la reina, llena de ira y de envidia, ordenó a un cazador: - Llévate a Blancanieves al bosque, mátala y como prueba de haber realizado mi encargo, tráeme en este cofre su corazón. Pero cuando llegaron al bosque el cazador sintió lástima de la inocente joven y dejó que huyera, sustituyendo su corazón por el de un jabalí.

Blancanieves, al verse sola, sintió miedo y lloró. Llorando y andando pasó la noche, hasta que, al amanecer llegó a un claro en el bosque y descubrió allí una preciosa casita. Entró sin dudarlo. Los muebles eran pequeñísimos y, sobre la mesa, había sie…

El regalo del sol para iris

Imagen
Cuento  escrito por Yanett
(http://lienzosyletras.blogspot.com/)
. Iris vivía en una gran montaña, todas las tardes recogía flores entre los verdes campos. Ella veía como el sol resplandecía sobre su montaña, el acariciaba los cabellos dorados de Iris y siempre jugaban juntos, ella le regalaba las mas bonitas flores que había cortado, entre ellas las favoritas de aquel sol, los girasoles, la niña sabia que al sol le agradaban. El estaba muy agradecido; una tarde Iris salio a correr por los campos y a recoger las flores para juguetear con el sol como todas aquellas esas tardes. Parecía que Iris nunca cambiaba, pasaban los años y ella seguía jugando con el sol. Sus rayos no la quemaban; era absurdo pensar que un día los dos dejaran de jugar. Una tarde la sorpresa fue para Iris, el sol no apareció como de costumbre, la tarde estaba nublada, y las nubes oscuras tapaban el amarillo sol, ella salio a recoger sus flores y estaba feliz, cuando no vio al sol su cara se puso trist…

El gatito Leonardo

Imagen
Leonardo era un gato grande, de color miel y con rayas marrones que le cubrían todo el cuerpo. Vivía en casa de María, que tenía 5 años, junto a su hermanito Pablo y sus papás. Leonardo tenía una pequeña casita en el jardín, allí tenía una mantita con la que se protegía cuando se iba a dormir. A Leonardo, lo que más le gustaba hacer era comer galletas. Todos en casa de María se divertían mucho con Leonardo pues era un gato mimoso y simpático que les recibía en la puerta de casa con un maullido de bienvenida. María jugaba con él cuando volvía de la escuela, le tiraba una pelota pequeña y el gatito iba tras ella dándole con la patita. Tengo que decirte que Leonardo era algo perezoso y, tras un ratito de juego, bostezaba y se ponía a dormir. A los gatos les encanta dormir, horas y horas, casi les gusta más que comer! Llegó el invierno, los días de lluvía y frío eran continuos. María se resfrío y tenía fiebre por lo que no podía ir al colegio. El médico la visitó en casa, les dijo a sus pap…

El duendecillo Tilin

Imagen
En un pequeño paisviía un duendecillo, como era muy pequeñín, todos llamaron Tilín. Su gran ilusión era contemplar como crecían las flores de su jardín, sus margaritas rosas y campanitas. Un ogro muy envidioso quepasaba por allí, quedo prendado de ellas y así dijo a Tilín: ¡Tilín!, quiero tus flores, dame todas, las quiero yo, para mi. No puedo amigo ogro, no puedo dártelas a ti, se morirían de pena y yo no podría vivir. El ogro enfadado se marchó del jardín, pensando,... ¿Cómo podría coger las flores de Tilín? Espero a llegar la noche, Tilín dormía tranquilo en aquel bello jardín los luceros le velarían. El ogro con gran cuidado, a las flores va, cuando se oye en el cielo un dulce repicoteo, son los luceros que tocan y dicen:¡Despierta TILIN! Sobresaltado y nervioso abre los ojos Tilín, al oír el dulce son se pregunta ¿que ocurre aquí? El ogro no le contesta, no sabe que hacer allí, baja la cabeza y le dice a Tilín: PerdónameTílín, solo quería tener algo hermoso cerca de mi. Ven amigo ogro, ve…

Los juegos de la abuela

Imagen
L
elis era una niña que siempre que tenía vacaciones le gustaba ir a casa de su abuelita Adela en un pueblo muy cerca de la ciudad donde ella vivía.

Su abuelita, a la que Lelis llamaba de cariño "Güely", era una persona muy creativa y cariñosa a la que le gustaba hacerle juguetes con cajas, botes, tapas y muchas cosas que guardaba.

Un día del mes de agosto, cuando faltaban algunos días para el cumpleaños de Lelis, ella se encontraba en casa de su abuelita sentada junto a la ventana desde donde veía el parque, pues llovía y no podía salir a jugar.

Lelis se encontraba triste mirando la lluvia y pensando en que pronto se acabarían sus vacaciones y su abuelita la tendría que llevar de regreso a casa, cuando de repente descubrió a lo lejos, que en la fuente del parque se encontraban sus amiguitas, dos ranitas verdes y brillantes muy juguetonas que disfrutaban de la lluvia brincando de piedra en rama. Estaban tan contentas que en el rostro de Lelis se dibujó una sonrisa por el gusto…

Pinocho

Imagen
E
n una vieja carpintería, Geppetto, un señor amable y simpático, terminaba más un día de trabajo dando los últimos retoques de pintura a un muñeco de madera que había construído este día. Al mirarlo, pensó: ¡qué bonito me ha quedado! Y como el muñeco había sido hecho de madera de pino, Geppetto decidió llamarlo Pinocho.

Aquella noche, Geppeto se fue a dormir deseando que su muñeco fuese un niño de verdad. Siempre había deseado tener un hijo. Y al encontrarse profundamente dormido, llegó un hada buena y viendo a Pinocho tan bonito, quiso premiar al buen carpintero, dando, con su varita mágica, vida al muñeco.

Al día siguiente, cuando se despertó, Geppetto no daba crédito a sus ojos. Pinocho se movía, caminaba, se reía y hablaba como un niño de verdad, para alegría del viejo carpintero. Feliz y muy satisfecho, Geppeto mandó a Pinocho a la escuela. Quería que fuese un niño muy listo y que aprendiera muchas cosas. Le acompañó su amigo Pepito Grillo, el consejero que le había dado el hada bu…